SEMARNATINECC

Glosario

GLOSARIO

Términos comunes de la Dirección General de Investigación en Ordenamiento Ecológico y Conservación de Ecosistemas



Introducción


Los estudios que se desarrollan en la Dirección General de Investigación en Ordenamiento Ecológico y Conservación de Ecosistemas presentan una estrecha interrelación entre ellos, por lo cual muchos de los conceptos que se utilizan son comunes entre las tres Direcciones. Sin embargo, al igual que en medios académicos, muchos de los conceptos básicos se utilizan con definiciones distintas, a veces opuestas.

Al revisar la literatura científica comprobamos que no existe una acepción única de cada concepto y que cada una de ellas refleja una vertiente de pensamiento y una línea de trabajo específica. Allí es donde radica la dificultad así como la urgencia de homogeneizar los conceptos utilizados.

En el presente glosario no intentamos buscar definiciones universales, consideramos más importante buscar los elementos centrales comunes de la discusión, a partir de los cuales se deriven definiciones útiles al problema concreto bajo estudio y se utilicen de manera consistente.

Para la elaboración de este glosario se retomaron los términos que las diferentes Direcciones consideraron como las más comunes y/o las que presentaban más discrepancia en su definición. A ellas se le incorporaron otras definiciones que creemos que serán también útiles en los proyectos que actualmente se están desarrollando.

Las fuentes de información que se utilizaron corresponden a autores u organismos que se han caracterizado por trabajar cada uno de los temas en particular, tanto en México como en el extranjero.

Las definiciones expuestas intentan resaltar dos aspectos. En los conceptos más polémicos se presentan las definiciones principales, a veces pertenecientes a enfoques opuestos. En aquellos conceptos que muestran un consenso, se presentan definiciones que se complementan entre ellas.

Los conceptos descritos han sido agrupados en cuatro temas principales:


i. Regionalización
ii. Ordenamiento ecológico
iii. Desastres naturales 
iv. Ecosistemas

 

La Dirección General de Investigación en Ordenamiento Ecológico y Conservación de Ecosistemas agradece todos los comentarios y sugerencias que enriquezcan este glosario, los cuales pueden ser enviados a Esta dirección de correo electrónico está protegida contra robots de spam. Necesita activar JavaScript para poder verla


Índice de temas con sus respectivos términos


1.Regionalización
Cuenca
Manejo integrado de cuencas
Playa
Regionalización
Región
Unidad de tierra
Calidad de la tierra
Mejoramiento de tierras
Tipo de utilización de la tierra
Unidad morfo-edafológica
Unidad de paisaje
Zona costera


2.Ordenamiento ecológico
Evaluación de tierras
Agroecosistema
Aptitud de tierras
Desarrollo Sustentable
Fragilidad Geoecológica
Indicador
Indicador de calidad de la tierra
Ordenamiento territorial
Rendimiento agronómico potencial
Rendimiento potencial
Requerimiento edáfico
Requerimiento fenológico
Sistema agrario
Sistema de producción
Sistema de manejo
Zonificación agro-ecológica
Zona agro-ecológica
Zonificación ecológica-económica


3. Desastres naturales
Desastre
Riesgo
Vulnerabilidad
Degradación de tierras
Erosión hídrica de suelo
Erosión eólica de suelos
Salinización
Inundación
Disminución del manto freático
Deforestación
Degradación del bosque
Degradación de pastizales
Desertificación


4. Ecosistemas
Ecosistema
Especie
E. Asociada
E. Bandera
E. Clave
E. Endémica
E. Feral
E. Indicadora
E. Introducida o exótica
E. Invasora
E. Migratoria
Fragmentación
Hábitat
Hábitat crítico
Restauración
Restauración ecológica
Rehabilitación
Remediación
Reclamación
Resiliencia
Resistencia
Estabilidad

 

1.Regionalización


Cuenca (catchment, catchment area, drainage area, drainage basin, river basin)

Cuenca fluvial o hidrológica “Área delimitada por divisorias desde las cuales escurren aguas superficiales o subterráneas hacia un río principal “(Lugo, 1989).

“Área delimitada por un límite topográfico bien definido (parteaguas). Es una zona geográfica donde las condiciones hidrológicas son tales que el agua se concentra en un punto en particular a partir del cual la cuenca se drena. Dentro de este límite topográfico, la cuenca presenta un complejo de suelos, geoformas, vegetación y uso de la tierra” (Lal, 2000).

“Una cuenca hidrográfica es una zona delimitada topográficamente que desagua mediante un sistema fluvial, es decir la superficie total de tierras que desaguan en un cierto punto de un curso de agua o río. Constituye una unidad hidrológica descrita como una unidad físico-biológica y también como unidad socio-política para la planificación y ordenación de los recursos naturales” (FAO, 1992).

“Al interior de la cuenca se pueden delimitar subcuencas o cuencas de orden inferior. Las divisorias que delimitan las subcuencas se conocen como parteaguas secundarios. Las cuencas pueden sub-dividirse en tres zonas de funcionamiento hídrico principales:

a) zona de cabecera ; b) zona de captación-transporte y c) zona de emisión” (Pérez, 1991).

Algunos autores sub-dividen el concepto de cuenca en función del tipo de aguas en circulación. Así consideran una cuenca hidrográfica, una unidad morfográfica donde sólo se consideran a las aguas superficiales y cuenca hidrológica como un concepto más integral, donde se incluyen las aguas superficiales y subterráneas (estructura hidrogeológica del acuífero) (Pérez, 1991).

 

Manejo integrado de cuencas (Integrated watershed management)

“Es el proceso de organizar y guiar el uso de todos los recursos de una cuenca. Este proceso provee bienes y servicios necesarios sin afectar negativamente el suelo y el agua. Este concepto reconoce las interrelaciones entre el uso de la tierra, el suelo y el agua y sus nexos entre las partes altas y bajas de la cuenca” (Quinn et al. 1995).

“Proceso de formulación y ejecución de un sistema de acción que incluye el manejo de los recursos de la cuenca para la obtención de bienes y servicios sin afectar negativamente a los recursos suelos y aguas. Debe considerar factores sociales, económicos e institucionales que actúan dentro y fuera del área de la cuenca” (FAO, 1992).

“Proceso interactivo de decisiones sobre los usos y las modificaciones de los recursos naturales dentro de una cuenca. Este proceso provee la oportunidad de hacer un balance entre los diferentes usos que se le pueden dar a los recursos naturales y los impactos que éstos tienen en el largo plazo para la sustentabilidad de los recursos. Implica la formulación y el desarrollo de actividades que involucran a los recursos naturales y humanos de la cuenca. De ahí que en este proceso se requiera la aplicación de las ciencias sociales y naturales. Asimismo, conlleva la participación de la población en los procesos de planificación, concertación y toma de decisiones. Por lo tanto, el concepto integral implica el desarrollo de capacidades locales que faciliten la participación. El fin de los planes de manejo integral es el de conducir al desarrollo de la cuenca a partir de un uso sustentable de los recursos naturales” (Dirección de Manejo Integrado de Cuencas Hídricas, INE www.ine.gob.mx).

 

Playa

Forma acumulativa del relieve costero o ribereño y que se caracteriza por la acumulación de materiales no consolidados (compuesta por arenas, gravas, guijarros, cantos, depositados por las corrientes del oleaje). La playa clásica está delimitada por el límite inferior (en la parte sumergida), el cual está definido por el punto donde las olas ponen en movimiento el material no consolidado del fondo y que corresponde a una profundidad entre 10 y 20m , la cual se conoce como la profundidad de cierre de la ola. Mientras que el límite superior (parte emergida) está delimitado por la presencia del primer cordón de dunas, la presencia de cantiles costeros, la presencia de vegetación permanente o en el caso de paisajes modificados, por algún tipo de infraestructura” (Komar, 1998),


Regionalización (Regionalization)

La regionalización consiste en un proceso de “análisis científico mediante el cual se logra la caracterización, sistematización y clasificación taxonómica de las unidades regionales. Consiste en determinar el sistema de división territorial de individuos espaciales de cualquier tipo (administrativos, económicos, naturales, etc)” (Mateo, 1984).

La regionalización comprende la integración de cada uno de los componentes de un territorio (clima, suelos, geomorfología, economía, cultura, etc.), lo cual implica y requiere del trabajo interdisciplinario.


Región (Region)

“Complejos físico-geográficos individuales (regionales) que se caracterizan por la irrepetibilidad, en tiempo y en espacio, la unidad genética relativa y la integridad territorial. El criterio de distinción de dichos complejos no es la semejanza, sino la inseparabilidad y las relaciones espaciales, y la comunidad de desarrollo histórico. Cada individuo tiene su propio nombre y una única área territorial” (Mateo, 1984).

“Área que contiene un número determinado de paisajes y que está determinada por un complejo climático, fisiográfico, biológico, económico, social y características culturales”(Forman y Godron, 1986). Dada su definición, en el último caso, la región no es única y puede repetirse en el territorio.

La Comisión de Cooperación Ambiental (1997) considera ecoregiones o regiones ecológicas como “el resultado del entrecruzamiento e interrelación de factores geológicos, formas terrestres, suelos, vegetación, clima, fauna silvestre y agua. Los criterios usados para delimitar las unidades en los mapas, se basaron en los siguientes atributos, que se consideraron componentes perdurables del ecosistema, que no cambian considerablemente en el tiempo, como son: tipos de suelos, formas del terreno, los principales tipos de vegetación y el clima. Este último, sin embargo, requiere de un registro a largo plazo” .

En lenguaje común una región es “una porción de territorio determinada por características étnicas, circunstancias especiales de clima, producción, topografía, administración, gobierno, etc.” (Diccionario de la Lengua Española, Real Academia Española, XXI Ed. Tomo II, 1992.

 


Unidad de Tierra (Land unit)

Dentro de las unidades integrales, los conceptos de unidad de tierra, unidad morfo-edafológica y unidad de paisaje son el resultado de diferentes escuelas, sin embargo comparten un principio fundamental, que es la segmentación del territorio mediante la geomorfología.

En un sentido integral, la unidad de tierra es definida como “la combinación de clima, tierra (geomorfología y suelos) y unidades de vegetación” (Zonneveld, 1995.

La FAO (1976,1993) define a la unidad de tierra como “un área de la superficie del globo terrestre que se puede delinear, abarcando todos los atributos de la biosfera inmediatamente por encima y por debajo de la superficie, incluyendo el clima en la zona cercana a la superficie, el suelo y las formas del terreno, la superficie hidrológica- incluyendo lagos poco profundos, ríos, humedales y pantanos-, las capas sedimentarias cercanas a las superficie y las reservas de aguas subterráneas asociadas a las mismas, las poblaciones de la flora y la fauna, las formas de colonización de la población humana y los resultados físicos de la actividad humana anterior y actual- terrazas, estructuras para reserva o drenaje de aguas, caminos, construcciones, etc”.


i. Calidad de la tierra (Land quality)

“Se refiere a la condición o estado de la tierra, incluyendo al suelo, agua y propiedades biológicas relativas a las necesidades humanas. Está relacionado con la condición y capacidad de la tierra para propósitos de producción, conservación y manejo ambiental. La calidad de la tierra debe evaluarse en función de específicos usos de la tierra” (Pieri et al. 1995).

“La calidad del uso de la tierra no es un valor absoluto, pero deben ser evaluadas con relación a las funciones de la tierra y al uso específico que se pretende hacer de ella” (FAO, 2001.

 

ii. Mejoramiento de tierras (Land improvement)

“Modificación en las calidades de la tierra que mejoran el potencial para su uso” (FAO, 1976)

 

iii. Tipo de utilización de la tierra (Land utilization type)

Uno de los principios del modelo de Evaluación de Tierras de la FAO es que la aptitud de la tierra es evaluada y clasificada con respecto a usos específicos. Por lo cual, los tipos de uso de la tierra para los cuales la tierra está siendo evaluada tienen que estar claramente definidos. Este enfoque reconoce dos niveles de detalle:


- Los tipos mayores de uso de la tierra, los que corresponden a las grandes sub-divisiones (Ej. : uso rural de la tierra) y,

- Los tipos de utilización de la tierra que tienen un mayor detalle de acuerdo con especificaciones técnicas correspondiente a una unidad física, económica y social.


A un mayor detalle de evaluación se pueden considerar los sistemas agrarios y sistemas de producción para la definición de tipos de utilización de la tierra (FAO, 1983)


Unidad morfoedafológica (soil geomorphological unit)

Las unidades morfoedafológicas son porciones de territorio que poseen una estructura, dinámica y problemas en común.

La estructura expresa la organización de la red hidrográfica, la geología y el arreglo de las formas de relieve que resultan.

La evolución caracteriza el aspecto funcional y temporal de las unidades, se expresa a partir
del balance morfogénesis-pedogénesis, mediante el cual pueden definirse medios estables, penestables e inestables.

Los problemas resultan de la interacción entre los factores y clasifican al medio en términos de factores limitantes o de restricciones (Geissert y Rossignol 1987, Geissert 2000.
Estas unidades pueden servir de base para la evaluación de aptitud de tierras.


Unidad de Paisaje (landscape unit)

Las definiciones en torno al concepto de paisaje son múltiples y divergentes. Con la finalidad de facilitar su comprensión las hemos diferenciado en tres enfoques distintos.


El primero considera al paisaje como una representación espacial del ecosistema, un área geográfica donde se plasmarían los estudios ecológicos.


Entre ellas se encuentran las definiciones de Zonneveld (1995) quien define al paisaje como la “unidad mínima cartografiable que permite indicar espacialmente los principales componentes de un ecosistema”; Así como la de Forman y Godron (1986) para quienes paisaje es un “área terrestre heterogénea compuesta de un conjunto de ecosistemas interactivos que se repiten en forma similar, a lo largo de un área dada”.

El segundo enfoque corresponde a aquellas definiciones donde se mencionan algunos de los componentes formadores y al factor socio-cultural y antropogénico como factor diferenciable. Entre ellas resaltan las de Andrade (1991): “Expresión geográfica integral de un área de la superficie terrestre que resulta de la interacción de los procesos biofísicos y socio-culturales, razonablemente estables o con alguna predictibilidad cíclica”; Etter (1991): “ Porción de la superficie terrestre con patrones de homogeneidad, consistente en un complejo de sistemas conformados por la actividad de las rocas, el agua, el aire, las plantas, los animales y el hombre.

El paisaje por su fisonomía es una entidad reconocible y diferenciable de otras vecinas”; Urban et al. (1987) consideran los paisajes terrestres como un “mosaico heterogéneo de formas del relieve, tipos de vegetación y usos de la tierra”; Leser y Rood (1991) definen el paisaje como un “complejo de patrones físicos, bióticos y antropogénicos directa o indirectamente interrelacionados entre sí, formando una correlación funcional”.

Sin ser contradictorio con el segundo enfoque, el siguiente bloque incorpora la noción espacial y jerárquica en su definición.

Así Doing (1995) define al paisaje como un “complejo de ecosistemas funcional, histórica y geográficamente interrelacionados entre sí, que deben ser delimitados en el mapa siguiendo patrones geomorfológicos e hidrológicos”.

Mateo (1984) entiende al paisaje como un “sistema territorial compuesto por componentes naturales y complejos de diferente rango taxonómico (jerarquía espacial), formado bajo la influencia de los procesos naturales y de la actividad modificadora de la sociedad humana, que se encuentra en permanente interacción y se desarrolla históricamente. Cada unidad de paisaje está formada de una parte de la corteza terrestre con su relieve, la capa de la atmósfera cercana a la tierra, las aguas superficiales y subterráneas, los suelos y las comunidades vegetales y animales. Tal escenario, sirve de base para el desarrollo de la actividad modificadora de la sociedad humana”.


Zona costera

Área de la superficie terrestre donde interactúan las aguas oceánicas o marinas, las aguas dulces, las tierras emergidas y sumergidas y la atmósfera. En las tierras emergidas se extiende hasta el límite de las comunidades vegetales que reflejan la influencia de las condiciones hidroclimáticas litorales (vientos, salinidad, humedad, etc.) y en las tierras sumergidas su extensión llega hasta donde la penetración de la luz solar permite el establecimiento de comunidades marinas litorales (Inman y Brush, 1973; Yáñez-Arancibia, 1984; 1996; Carter, 1988; Ray, 1988 en : Travieso-Bello, 2000)

 

2. Ordenamiento ecológico


Evaluación de tierras (Land evaluation)

La Evaluación de tierras es un término desarrollado conceptual y metodológicamente por la FAO, desde 1972. En 1976 expertos internacionales llegan a un esquema publicado en el “Framework for land Evaluation” que se consolidó en 1988 con la publicación de “Guidelines for land use planning”. Posteriormente ha sido utilizado y modificado por diferentes instituciones y autores.

“Proceso por medio del cual se seleccionan formas óptimas de uso de la tierra, considerando la realidad biofísica, tecnológica, cultural, económica y política de un territorio determinado” (IGAC, 1997). Su objetivo central es el de “influir, controlar o dirigir los cambios en el uso de la tierra, de manera que se use con un uso más beneficioso, mientras que se mantiene la calidad del medio ambiente y se promueve la conservación de los recursos” (Dent 1988 citado por Velásquez et al. 2001).

“Término utilizado para describir el proceso de ordenar e interpretar inventarios básicos de suelos, vegetación, clima y otros aspectos de la tierra para identificar y comparar usos de la tierra alternativos. La evaluación de la tierra y el análisis socio-económico proveen la base para el ordenamiento de tierras. Puede referirse a las condiciones actuales de la tierra, a sus potencialidades que pueden materializarse como resultado de la implementación de las medidas de mejoramiento o una comparación de ambas situaciones” (ILACO, 1981).

“Es el proceso de valoración del comportamiento de la tierra cuando la misma se destina a fines específicos, involucrando la ejecución e interpretación de mediciones y estudios de las formas de las tierras, de los suelos, de la vegetación, del clima y de otros aspectos de modo de identificar y poder comparar sus usos promisorios en términos de aplicabilidad de los objetivos de la evaluación” (FAO, 2001).

La evaluación de tierras constituye la interfase entre la elaboración de los inventarios básicos y el ordenamiento del territorio.

“La evaluación de tierras puede ser cualitativa o cuantitativa. En un sistema cualitativo, los factores medioambientales son comparados y jerarquizados subjetivamente, mientras que una comparación cuantitativa, los factores deben ser medidos en términos numéricos, usualmente económicos, por lo cual costos y retornos para un específico uso de la tierra son calculados o estar implícitos para un determinado uso de la tierra” (Landon, 1987).

Aptitud de tierras (Land suitability)

“La conveniencia de un determinado tipo de tierra para un específico uso de ésta. Dependiendo de los objetivos de la evaluación, la conveniencia de la unidad de evaluación para un uso de la tierra puede describirse en cuatro niveles de detalle: Ordenes, Clases, sub-Clases y Unidades” (FAO, 1985).

“Está determinada por la conveniencia de la tierra para un uso particular y los valores e intereses de los usuarios de la región” (Steiner, 1993 y Bojórquez et al. 1994 en Bojórquez et al. 2001).

Una definición más completa está dada por Eastman et al. 1993 y Malczewski et al. 1997 en Bojórquez et al. 2001: “La evaluación de aptitud de las tierras constituye una herramienta de planeación para el diseño de un patrón de uso de la tierra que prevenga conflictos ambientales a través de la separación de usos de la tierra competitivos. Es un problema de decisión de múltiple-criterios y múltiples-objetivos que, cuando está adaptado a un sistema de información geográfico, produce un patrón de uso de la tierra que minimiza conflictos y maximiza consensos entre los usuarios”.

“Los resultados de aptitud de la tierra pueden obtenerse a partir de modelos de decisión multi-criterio, clasificación fuzzy y clasificación Boleana” (Kalogirou, 2002).

Fragilidad Geoecológica o Fragilidad ecológica del paisaje

“Una comunidad que es estable, solamente dentro de un limitado rango de condiciones ambientales o sólo para un rango muy limitado de especies características, se dice que es dinámicamente frágil” (Begon et al. 1988).

Indicador (Indicator)

“Los indicadores son datos estadísticos o medidas de una cierta condición, cambio de calidad o cambio en el estado de algo que está siendo evaluado. Proporcionan información y describen el estado del fenómeno objeto de estudio, pero con un significado que va más allá de aquel que está directamente asociado con un parámetro individual” (OECD, 1993).

“ Un indicador describe un proceso específico o un proceso de control. Los indicadores, por lo tanto, son particulares a los procesos de los que forman parte...Los indicadores concretos dependerán de las características del problema específico bajo estudio, de la escala del proyecto, del tipo de acceso y de la disponibilidad de los datos” (Masera et al. 1999).

Indicador de calidad de la tierra (Land quality indicator)

“Los indicadores de la calidad de la tierra (ICT) son datos estadísticos que informan sobre la condición y la calidad del recurso tierra y también sobre las relaciones causa-efecto que pueden dar lugar a cambios en su calidad y las respuestas de la sociedad a esos cambios” (FAO, 2001).

La importancia de estos indicadores es que dan un aviso temprano de tendencias adversas y de identificación de áreas problemáticas. Además constituyen un medio de comunicación entre científicos, planeadores, políticos y especialistas de diferentes áreas.

Estos indicadores pueden ser de tres tipos: indicadores de presión (presión que ejercen las actividades humanas sobre los recursos naturales; indicadores del estado: indican el estado de los recursos, específicamente sus cambios en el tiempo e indicadores de respuesta: indican la respuesta de la sociedad a la presión y cambios en el estado de la calidad de la tierra (Pieri et al. 1995).

Ordenamiento Territorial (OT) (Land-use planning)

Una de las definiciones de mayor aceptación es la dada por la Carta Europea de Ordenación del Territorio, firmada por los países representados en la Conferencia Europea de Ministros Responsables de Ordenamiento Territorial –CEMAT-, la cual textualmente define al OT como “la expresión espacial de las políticas económicas, sociales, culturales y ecológicas de la sociedad. Es a la vez una disciplina científica, una técnica administrativa y una política concebida como un enfoque interdisciplinario y global, cuyo objetivo es un desarrollo equilibrado de las regiones y la organización física del espacio según un concepto rector” (Consejo de Europa, 1993). Este objetivo se logra a partir de estrategias de planificación del uso de la tierra en las escalas locales (Urbanas y rurales municipales) que se combinan con estrategias de planificación del desarrollo regional y de integración territorial en los ámbitos estatales, regionales y nacionales.

Los instrumentos y los alcances del OT variarán en función de la escala espacial del OT. En ese sentido, existen diversas escalas: internacional, nacional, regional, estatal, municipal (urbana y rural) (Zinck, 1991, Palacio-Prieto, 2001).


Ordenamiento Ecológico

“Evaluación sistemática del potencial de la tierra y del agua, patrones alternativos de uso de la tierra y otras condiciones físicas, sociales y económicas para el propósito de seleccionar y adoptar opciones de usos de la tierra que sean más beneficiosos para los usuarios sin degradar los recursos naturales, junto con la selección de medidas más apropiadas para estimular esos usos. El ordenamiento puede ser a diferentes niveles: internacional, nacional, distrital o local. Incluye la participación de los usuarios y planeadores y, cubre los aspectos educacionales, legales, fiscales y financieros (FAO, 1993).

Jurídicamente, el Ordenamiento Ecológico en México se define como “un instrumento de política ambiental cuyo objeto es regular o inducir el uso del suelo y las actividades productivas, con el fin de lograr la protección del medio ambiente y la preservación y el aprovechamiento sustentable de los recursos naturales, a partir del análisis de las tendencias del deterioro y las potencialidades de aprovechamiento de los mismos” (Ley General de Equilibrio Ecológico y Protección del medio ambiente, Título Primero, Art. 3, fracción XXIII).


Rendimiento agronómico potencial

“Rendimiento máximo que puede ser alcanzado por un cultivo determinado en un área específica, teniendo en cuenta las limitaciones biofísicas, preferentemente de clima y suelo” (FAO, 1997).


Rendimiento potencial

“Rendimiento máximo que puede ser alcanzado por una variedad de un cultivo determinado en un área específica, en función de la radiación y temperatura” (FAO, 1997).


Requerimiento edáfico

“Necesidad específica de un cultivo en cuanto a una característica de suelo determinado”(FAO,1997).


Requerimiento fenológico

“Requerimiento de un cultivo en cuanto a condiciones ambientales necesarias para su desarrollo, consideradas dentro del ciclo de desarrollo de dicho cultivo” (FAO, 1997).


Sistema agrario (farming system)

“Está constituido por los principales cultivos y sus prácticas de manejo. Es un sistema racional en el cual los objetivos dictan cómo el capital y la mano de obra se utilizan para la realización de las actividades productivas. Sus principales atributos son: la productividad, la estabilidad en el tiempo, la sustentabilidad, la equitatividad y la autonomía” (Loomis y Connor, 1992).

“El sistema agrario no constituye simplemente la suma de todos los componentes es más bien un sistema complejo con sus intricadas interacciones” (Edwards, 1990).

La organización regional de los sistemas agrarios se les conoce como sistemas agrícolas (Loomis y Connor, 1992).


Sistema de producción

“Conjunto particular de actividades (sistema de manejo) desarrolladas para producir una serie definida de productos o beneficios” (FAO, 1997).

El sistema de producción puede a su vez dividirse en sistema de cultivo y sistema de ganadería.

El sistema de cultivo (crop pattern) es “la combinación de la mano de obra y los medios de producción utilizados para la obtención de una o más producciones vegetales. La parcela se presenta como una unidad homogénea en cuanto a los cultivos establecidos, su rotación y las técnicas utilizadas” (Loomis y Connor, 1992).

El sistema de ganadería (livestock pattern) hace referencia a “un grupo de animales manejados de manera homogénea. Es el conjunto ordenado de intervenciones en el ámbito de la selección, reproducción, alimentación, higiene y salud” (Dufumier, 1985).


Sistema de manejo

“Sistema integrado por los aspectos de suelo, cultivo, malas hierbas, plagas y enfermedades, capaz de transformar la energía solar, agua, nutrientes, labores y otros insumos en alimentos, piensos, combustibles o fibras. El sistema de manejo equivale a un subsistema del sistema de explotación” (FAO, 1997).


Zonificación agro-ecológica

“División de un área geográfica en unidades más pequeñas con similares características en cuanto a la aptitud para ciertos cultivos, al potencial de producción y al impacto ambiental de su utilización” (FAO, 1997).


Zona agro-ecológica

“Unidad cartográfica de tierras, definida en términos de clima, relieve, suelo y cubierta vegetal, teniendo un rango determinado de potencialidades y limitaciones para su uso” (FAO, 1996).


Zonificación ecológico-económica

“Tipo de zonificación que integra características físicas de la tierra con factores socio-económicos y un amplio rango de uso de tierras” (FAO, 1997).

 

3. Desastres naturales

El impacto de los desastres en las actividades humanas ha sido un tema tratado en los últimos años en un amplio número de publicaciones desarrolladas por diversas disciplinas que han conceptualizado sus componentes en forma diferente (Cardona, 1993).

Los principales conceptos relacionados con este tema son: la amenaza, el riesgo (o desastre) y la vulnerabilidad.


Amenaza o peligro (Hazard)

“Probabilidad de ocurrencia de un evento potencialmente desastroso durante cierto periodo de tiempo en un sitio dado. Pueden ser de origen geológico, hidrológico y atmosférico tales como terremotos, erupciones volcánicas, movimientos en masa, maremotos, inundaciones, huracanes, o de origen antropogénico como guerras, terrorismo, explosiones, incendios, accidentes, contaminaciones” (UNDRO, 1979; Cardona, 1993).


Riesgo (Risk)

“Destrucción o pérdida esperada obtenida de la convolución de la probabilidad de ocurrencia de eventos peligrosos y de la vulnerabilidad de los elementos expuestos a tales amenazas, matemáticamente expresado como la probabilidad de exceder un nivel de consecuencias económicas y sociales en un cierto sitio y en un cierto periodo de tiempo” (Spence, 1990 en Cardona, 1993).


“La diferencia fundamental entre amenaza y riesgo reside en que la amenaza está relacionada con la probabilidad de que se manifieste un evento natural o un evento provocado, mientras que el riesgo está relacionado con la probabilidad de que se manifiesten ciertas consecuencias, las cuales están íntimamente relacionadas no sólo con el grado de exposición de los elementos sometidos sino con la vulnerabilidad que tienen dichos elementos a ser afectados por el evento” (Cardona 1993).


La UNDRO (1979) especifica dentro del concepto de riesgo a:

i. Riesgo específico (specific risk) como “el grado de pérdidas esperadas debido a la ocurrencia de un evento particular y como una función de la amenaza y la vulnerabilidad”

ii. Elementos bajo riesgo como la “población, las edificaciones y obras civiles, las actividades económicas, los servicios públicos, las utilidades y la infraestructura expuesta en un área determinada”. Este concepto está implícito en vulnerabilidad (Cardona, 1993).


iii. Riesgo total (Total risk) como el “número de pérdidas humanas, heridos, daños a las propiedades y efectos sobre la actividad económica debido a la ocurrencia de un evento desastroso”.


Algunos autores e instituciones definen al desastre en lugar de definir el riesgo al desastre.

La SEGOB (1986) lo define como “un evento identificable en el tiempo y en el espacio, en el cual una comunidad se ve afectada en su funcionamiento normal, con pérdidas de vidas y daños de gran magnitud en sus propiedades y servicios que impiden el cumplimiento de las actividades esenciales y habituales de la sociedad” .

“Evento destructivo que afecta significativamente a la población, en su vida o en sus fuentes de sustento y funcionamiento”(CENAPRED, 2001).

Otro enfoque, distinto en su concepción y en su tratamiento, considera a los desastres no sólo como “eventos... y por lo tanto hechos puntuales en el tiempo, sino como partes de un proceso de construcción histórico-sociales” (Calderón, 1977 en Dehays 2002); “como acontecimientos absolutamente esperables-normales-dadas las condiciones en que vive una determinada sociedad y la relación que establece con el medio natural” (Dehays, 2002).


Vulnerabilidad (Vulnerability)

“Propensión o susceptibilidad al daño, dada la ocurrencia de un fenómeno natural o antrópico con potencial destructivo. Para el análisis de la vulnerabilidad....es necesario conocer las características de la población en estudio, en cuanto a su capacidad socioeconómica y su nivel de inclusión o exclusión en las redes de apoyo (públicas, privadas, familiares o comunitarias) que permiten sortear con éxito momentos de crisis o evitar vivir en áreas expuestas a fenómenos naturales” (Dehays, 2002).

“Características de una persona o grupo desde el punto de vista de su capacidad para anticipar, sobrevivir, resistir o recuperarse del impacto de una amenaza natural. Implica una combinación de factores que determinan el grado hasta el cual la vida y la subsistencia de alguien queda en riesgo por un evento distinto e identificable de la naturaleza o de la sociedad” (Blaikie et al. 1996).


Se deben tomar en cuenta tanto la vulnerabilidad física, es decir el grado de exposición y la fragilidad, como la vulnerabilidad social, que a diferencia de la amenaza es una condición que permanece en forma continua en el tiempo y está íntimamente ligada a los aspectos culturales y al nivel de desarrollo de las comunidades (Maskrey, 1989). Por lo tanto se requiere de un trabajo interdisciplinario involucrando tanto a las ciencias naturales como sociales.


En otras palabras, la evaluación del riesgo (al desastre) puede llevarse a cabo mediante la siguiente formulación general:


Riesgo total= Amenaza x Vulnerabilidad


Degradación de tierras (Land degradation)

“Disminución permanente o temporal de la capacidad productiva de la tierra o de su potencial para manejo ambiental, es decir disminución de la calidad de la tierra” (FAO, 1979, 1994). Algunos procesos de degradación afectan a sólo un recurso natural: suelos, agua, bosques; sin embargo, dada la naturaleza interactiva de los ecosistemas siempre ocurren cambios asociados a los otros recursos (Pieri et al. 1995).


Los principales tipos de degradación son (FAO 1979,1994; Oldeman et al.1990):


i. Erosión hídrica de suelos (water erosion)

“Implica todas las formas de erosión hídrica, incluyendo erosión laminar, surcos y cárcavas, así como las formas inducidas por el hombre como deslizamientos causados por corte de vegetación o por construcción de caminos, etc.” (FAO, 1994)

 

ii. Erosión eólica de suelos (wind erosion)

“Se refiere a la pérdida de suelo ocasionado por el viento, sucede principalmente en zonas secas” (FAO, 1994).


iii. Disminución de la fertilidad de los suelos (soil fertility decline)

“Deterioro de las propiedades físicas, químicas y biológicas”. Los principales procesos comprendidos son:

- Disminución del contenido de materia orgánica del suelo, asociado con el descenso de la actividad biológica del suelo

- Degradación de las propiedades físicas del suelo (estructura, aireación, capacidad de retención del agua)


- Cambios adversos en los nutrientes del suelo

- Aumento de toxicidad, principalmente acidificación por uso incorrecto de fertilizantes (FAO, 1994)


iii. Salinización (salinization)

“Acumulación de sales solubles en la superficie o en algún punto cercano a la superficie del perfil del suelo (ICID, 1975) con niveles que tienen un efecto negativo en el crecimiento de las plantas y/o en los suelos (FAO, 1996; 2002).
“Proceso que resulta en la acumulación de sales solubles” (Brady & Weil, 1999).


iv. Inundación (waterlogging)

“Estado en el cual el manto freático se localiza sobre o cerca de la superficie” (ICID, 1975). “El agua se acumula cerca de las zonas de raíces de las plantas” (FAO, 1996).


vi. Disminución del manto freático (lowering of water table)

“Extracción del agua del manto acuífero en cantidades que exceden su capacidad natural de recarga” (FAO, 1994).


vii. Deforestación (deforestation)

“Pérdida a largo plazo o permanente de la cobertura forestal y su transformación a otro uso de la tierra, ocasionando una reducción de esta cobertura inferior al límite del 10%. Esta pérdida sólo puede ser causada por la actividad continua del hombre o debido a perturbaciones naturales. Incluye áreas de bosque convertidas a agricultura, pastizales, reservorios de agua y áreas urbanas. Este término excluye específicamente a las áreas donde los árboles han sido removidos como resultado de extracción de madera y donde se espera una regeneración natural o mediante prácticas de silvicultura” (FAO, 2000).


viii. Degradación del bosque (forest degradation)

“Reducción de los recursos bióticos y disminución de la capacidad productiva de los bosques debido a actividades humanas. Resulta del corte de recursos maderables excediendo su capacidad de crecimiento” (FAO, 1994).

“ Cambios en los bosques que afectan negativamente la estructura o la función del sitio y de este modo disminuyen su capacidad para suministrar productos o servicios” (FAO, 2000).


ix. Degradación de pastizales (rangeland degradation)

“Disminución de la capacidad productiva de los pastizales para mantener y/o soportar al ganado” (FAO, 1994).


x. Desertificación (Desertification)

“Degradación de tierras en zonas áridas, semi-áridas y sub-húmedas ocasionadas por varios factores, incluyendo las variaciones climáticas y las actividades antrópicas” (UNEP, 1992).

La desertificación implica “la disminución en la calidad del suelo que conduce a la reducción de la productividad biológica y de la capacidad ambiental de la tierra en regiones áridas” (Lal, 2000).


4. Ecosistemas


Ecosistema (Ecosystem)

“Sistema espacio-temporal de la biosfera que incluye a los componentes vivientes (plantas, animales, micro-organismos) y los no-vivientes del medio ambiente, con sus interrelaciones y determinados por las funciones ambientales pasadas, presentes y las interrelaciones entre la biota” (www.FAO.org/glossary).

“Sistema interactivo funcional compuesto de organismos vivientes y su medio ambiente. Este concepto es aplicable a cualquier escala, desde el planeta hasta una microscópica colonia de organismos y su ambiente inmediato” (Mc Glade, 1999). “El tamaño y la forma del ecosistema depende de la pregunta específica que se plantea sobre flujos de energía y ciclos químicos” (Dodson et al.1998).

Complejo dinámico de comunidades de plantas, animales, hongos y microorganismos y el medio ambiente no viviente vinculado con él, que hace del mismo una unidad ecológica”. (WRI, UICN y PNUMA 1992)

 

Especie

“Conjunto de poblaciones de individuos capaces de reproducirse entre sí y producir descendencia fértil y que están aislados reproductivamente de otras poblaciones. Nivel taxonómico fundamental, de categoría inferior al género, reconocido en el código internacional de nomenclatura biológica” (Portilla y Zavala, 1990).


Especie asociada

“Aquella que comparte el hábitat y forma parte de la comunidad biológica de una especie en particular” (SEMARNAP, 2001).


Especie bandera

“Aquella que es carismática y atractiva para la gente y que por lo tanto, puede servir para llamar la atención del público hacia objetivos de conservación” (Miller et al. 1998/1999).


Especie clave

“Aquella que enriquece los procesos de un ecosistema de una manera única y significativa a través de sus actividades, y tiene un efecto desproporcionado en relación con su abundancia. Su remoción implica cambios estructurales en el ecosistema y, frecuentemente, la pérdida de diversidad” (Miller et al. 1998/1999).


Especie endémica

“Aquella cuyo ámbito de distribución natural se encuentra restringido a una región geográfica particular” (SEMARNAP, 2001).


Especie feral

“Aquella especie doméstica que al quedar fuera del control del hombre se establece en el hábitat natural de la vida silvestre” (Diario Oficial de la Federación, 3 de Julio del 2000).


Especie indicadora

“Aquella que está estrechamente relacionada con elementos biológicos, procesos o cualidades de un ecosistema, es sensitiva a cambios ecológicos, y es útil para monitorear la calidad del hábitat” (Miller et al. 1998/1999).


Especie introducida o exótica

“Aquella que se encuentra fuera de su ámbito de distribución natural” (Diario Oficial de la Federación, 3 de Julio del 2000).


Especie invasora

“Aquella que alcanza un tamaño poblacional capaz de desplazar o eliminar a otras especies dentro de un hábitat o ecosistema, alterando la estructura, composición y funcionalidad de éste. Las especies invasoras pueden ser introducidas o nativas” (SEMARNAP, 2001).


Especie migratoria

“Aquella que se desplaza latitudinal o altitudinalmente de manera periódica como parte de su ciclo biológico” (Diario Oficial de la Federación, 3 de Julio del 2000).


Fragmentación (Fragmentation)

“Reducción de la cantidad total de tipos de hábitats en un paisaje y la división de los hábitats remanentes en parches pequeños y aislados. Los cambios físicos asociados con la fragmentación incluyen:

1. Reducción en el área total, recursos y productividad de los hábitats nativos

2. Aumento de aislamiento de los fragmentos remanentes y sobre sus poblaciones locales


3. Cambios significativos en las características ambientales de los fragmentos, incluyendo cambios en la radiación solar, viento y flujos hídricos (Dodson et al. 1998).


Se refiere al proceso de destrucción parcial del hábitat original (entendido éste como una comunidad vegetal) que deja remanentes de menor tamaño esparcidos dentro y entre otros tipos de hábitat. (Ochoa 2000).


Hábitat (Habitat)

“El sitio específico en un medio ambiente físico, ocupado por un organismo, por una población, por una especie o por comunidades de especies en un tiempo determinado” (Ley General de Vida Silvestre, LGVS, título 11).

“Ubicación geográfica donde viven organismos vivientes, además incluye características del medio físico” (Dickinson y Murphy, 1998).


Hábitat crítico

La Ley General de Vida Silvestre, LGVS, cap. 2, art. 63, presenta tres posibilidades:
“Áreas específicas dentro de la superficie en la cual se distribuyen una especie o población en riesgo al momento de ser listada, en las cuales se desarrollan procesos biológicos esenciales para su conservación”.

“Áreas específicas que debido a los procesos de deterioro han disminuido drásticamente su superficie, pero que aún albergan una significativa concentración de biodiversidad”

“Áreas específicas en las que existe un ecosistema en riesgo de desaparecer si siguen actuando los factores que lo han llevado a reducir su superficie histórica”.


Restauración (Restoration)

En el ámbito de la restauración se utilizan comúnmente cuatro términos diferentes: restauración, rehabilitación, remediación y reclamación en función de la posibilidad de recuperación de un ecosistema.

En términos generales, la restauración se define como “regresar a un estado original o a un estado aún más saludable y vigoroso” (Urbanska et al. 1997).

“Las consideraciones políticas y sociales juegan un papel tan importante en la restauración de ecosistemas dañados como los factores ecológicos o económicos” (Cairns, 1995).

 

i. Restauración ecológica (Ecological restoration)

“Búsqueda de la recuperación integral de los ecosistemas degradados en términos de su estructura, composición de especies, funcionalidad y autosuficiencia, semejantes a las presentadas originalmente” (Meffé y Carrol, 1994).

Esta definición coincide con el concepto de recuperación, dado por la Ley General de Vida Silvestre (Título I, art.3, 2000): “Restablecimiento de los procesos naturales y de los parámetros genéticos, demográficos o ecológicos de una población o especie, con referencia a su estado al iniciar las actividades de recuperación, así como a su abundancia local, estructura y dinámica en el pasado, para retornar a cumplir con su papel ecológico y evolutivo con la consecuente mejoría de la calidad del hábitat”


ii. Rehabilitación (Rehabilitation)

“Se refiere a cualquier intento por recuperar elementos de estructura o función de un ecosistema sin necesariamente intentar completar una restauración ecológica a una condición específica previa” (Meffé y Carrol, 1994).

A diferencia de la restauración, en este concepto “hay poca o ninguna implicación de perfección. Algo que está rehabilitado no se espera que vuelva a su estado original o a algo más saludable como sucede en el caso de la restauración. Por esta razón, este concepto puede ser utilizado para indicar cualquier acto de mejoramiento de un estado degradado” (Urbanka et al. 1997).


iii. Remediación (Remediation)

“Se define como el conjunto de acciones necesarias para llevar a cabo la limpieza de cualquier descarga o sospecha de descarga de contaminantes, incluyendo, más no limitado, a la realización de una evaluación preliminar, investigación del sitio, determinación del alcance del problema, estudio de factibilidad y acciones correctivas” (INE, 1996).


iv. Reclamación (Reclamation)

“Trabajos rehabilitativos llevados a cabo en los sitios más severamente degradados, tales como tierras perturbadas por la minería a cielo abierto o construcción a gran escala” (Meffé y Carroll, 1994).


Resiliencia (Resilience)

Uno de los principales objetivos del análisis ecosistémico es la predicción de respuestas del sistema al manejo, a la contaminación y a otras formas de disturbio, basado en la interacción de las partes componentes del sistema. En función del tipo de respuesta del sistema a un disturbio externo, se manejan tres términos generales: resiliencia, resistencia y estabilidad (Aber y Melillo, 1991)

Como término técnico, la idea de resiliencia se originó en el campo de la Ecología (Holling, 1973). Actualmente este concepto es utilizado en una gran variedad de trabajos interdisciplinarios concernientes con las interrelaciones entre sociedad y naturaleza.

Gunderson y Holling (2001, en Carpenter et al 2001) definen resiliencia como “la capacidad de un sistema a estar sometido a un disturbio y mantener sus funciones y controles”.

Por otro lado, Pimm (1984, en Carpenter et al 2001) la define como “la habilidad del sistema de resistir un disturbio y la proporción con la cual regresa al equilibrio anterior al disturbio”.


La resiliencia presenta tres propiedades básicas:

a) la cantidad de cambio que el sistema puede soportar (e implícitamente, por lo tanto, la cantidad de fuerza extrínseca que el sistema puede sostener) y aún permanecer en el mismo dominio (es decir retener el mismo control sobre las funciones y la estructura).

b) el grado al cual el sistema es capaz de auto-organizarse (versus falta de organización u organización forzada por factores externos).

c) el grado al cual el sistema puede construir su capacidad de aprender y adaptarse.
La capacidad adaptativa es un componente de la resiliencia que refleja el aspecto de aprendizaje del comportamiento del sistema en respuesta al disturbio. A diferencia de la sustentabilidad, la resiliencia puede ser deseable o indeseable (Carpenter et al. 2001)

Las medidas cuantitativas de la resiliencia deben especificar la escala temporal, espacial y social en la cual están insertas.


Se distinguen tres tipos de resiliencias: Resiliencia ecológica, resiliencia de ingeniería, Resiliencia social

i. Resiliencia ecológica, “cantidad de cambio que un sistema puede soportar y aún mantener el mismo estado o dominio de atracción, ser capaz de auto-organizarse y poder adaptarse a las condiciones cambiantes” (Carpenter et al. 2001).

ii. Resiliencia de ingeniería, “una medida de la proporción a la cual el sistema se acerca a un estado estable después de una perturbación, también medido como el inverso del tiempo de regreso” (Folke et al. 2002). Holling (1996, en Folke et al. 2002) hace la aclaración que este tipo de resiliencia constituye la medida menos apropiada en ecosistemas y otros sistemas que presentan múltiples estados estables.

iii. Resiliencia social, “habilidad de las comunidades humanas de aguantar choques externos o perturbaciones a su infraestructura, como la variabilidad ambiental o social y sublevaciones económicas o políticas y reponerse de estas perturbaciones (Adger, 2000).

La vulnerabilidad es el concepto opuesto a la resiliencia: cuando un sistema social o ecológico pierde resiliencia se vuelve vulnerable al cambio que previamente podría absorber. En un sistema resiliente, un cambio tiene el potencial de crear oportunidad para el desarrollo o innovaciones. En un sistema vulnerable, incluso los cambios más pequeños son devastadores.

Así, un ecosistema resiliente puede contener grupos funcionales con varias especies que llevan a cabo funciones similares, pero responden de manera diferente a los cambios ambientales. En áreas alteradas donde se ha reducido la biodiversidad, favoreciendo los monocultivos, la capacidad de los ecosistemas de mantener a la sociedad con bienes y servicios se vuelve más vulnerable a disturbios y cambios ambientales, sociales y políticos (Folke et al. 2002).

Un aspecto complementario de la resiliencia es la resistencia.


Resistencia (Resistance)

“Habilidad de un sistema, cuando está sujeto a un cambio ambiental o a un disturbio potencial, de soportar o resistir a las variaciones” (Forman y Gordón, 1986). Usualmente mientras más resistente sea un sistema tomará relativamente más tiempo para que vuelva a su estado inicial luego de un disturbio suficientemente fuerte como para haber alterado su estado (Aber y Melillo, 1991).

“Cantidad de presión externa necesaria para causar una cantidad dada de disturbio en el sistema” (Carpenter et al. 2001)


Estabilidad (Stability)

La relación entre estabilidad e inestabilidad en los sistemas ecológicos es esencialmente dialéctica, ya que la inestabilidad cede el paso a la estabilidad, y ésta es siempre efímera.


La definición de estabilidad de un sistema ecológico nunca puede considerarse como absoluto. La estabilidad biológica se refiere realmente a la meta estabilidad, esto es que el sistema está en equilibrio cuando oscila alrededor de un punto central y puede pasar a un punto de equilibrio diferente (Forman y Gordón, 1986).

Bibliografía


Aber J. y J.M. Melillo (1991) Terrestrial Ecosystems. Saunders College Publishing. 429p.

Adger W. (2000) Social and ecological resilience: are they related? Progress in Human Geography 24:347-364.

Andrade A. (1991) Notas de clase Evaluación de tierras, Instituto Geográfico Agustín Codazzi, Bogotá-Colombia.

Begon M, J. Harper, C. Towsend (1988) Ecology: Individuals, Populations and communities. Ed. Omega, 865p.

Blaikie P., T. Cannon, I. Davis, B. Wisner (1996) Vulnerabilidad. El entorno social, político y económico de los desastres. La Red: Red de Estudios Sociales en Prevención de Desastres en América Latina, 374p.

Bojórquez-Tapia L.A., S. Díaz M., E. Escurra (2001) GIS-based approach for participatory decisión making and land suitability assessment. Int. J. of Geographical Information Science vol. 15, n°2:129-151.

Brady C.N., R.R. Weil (1999) The nature and properties of soils. Prentice Hall, Inc.

Cairns J. (1995) Rehabiliting damaged ecosystems. Lewis Pub., 425p.

Cardona O.D. (1993) Evaluación de la amenaza, la vulnerabilidad y el riesgo, 45-65pp. En: A. Maskrey (comp..) Los desastres no son naturales. La Red, Red de Estudios Sociales en Prevención de Desastres en América Latina, 136p.

Carpenter S.; B. Walker; J.Marty A; N. Abel (2001) From metaphor to measurement: resilience of what to what? Ecosystems 4:765-781.

Centro Nacional de prevención de Desastres (CENAPRED) (2001) Diagnóstico de peligros e identificación de riesgos de desastres en México. CENAPRED, SEGOB, Sistema nacional de protección Civil, 225p.

Comisión de Cooperación Ambiental (1997). Regiones Ecológicas de América del Norte: Hacia una perspectiva común.

Consejo de Europa, carta Europea de la ordenación del territorio. Conferencia Europea de Ministros Responsables del OT – CEMAT (1993).

Dehays, J. (2002) Fenómenos naturales, concentración urbana y desastres en América Latina. Perfiles latinoamericanos 20: 177-206.

Dickinson G., K. Murphy (1998) Ecosystems. Routledge, 190p.

Doing H. (1995) Landscape Ecology of the Dutch coast. Journal of Coastal onservation 1:1145-172.

Dodson D., T. Allen, S. Carpenter, A. Ives, R. Jeanne, J. Mitchell, N. Langston, M. Turner (1998) Ecology. Oxford University Press, 432p.

Dufumier M. (1985) Systemes de production et développement agricole dans le tiers-monde. Cahiers de la Recherche-Developpement 6: 31-38pp.

Dumanski J. (1994) Sustainable land management for the 21st century. International Workshop on Sustainable Land Management for the 21st Century. University of Lethbridge, Canada: Agricultural Institute of Canada.

Edwards C.A. (1990) The importance of integration in sustainable agricultural systems. In: Edwards C.A. et al (Ed.) Sustainable Agricultural Systems. Soil&Water Conservation Society 249-264pp.

Etter A. (1991) Introducción a la Ecología del Paisaje: Un marco de integración para los levantamientos rurales. Instituto Geográfico Agustín Codazzi, IGAC, Bogotá, Colombia.

Fandiño L.M. (1996) Framework for Ecological Análisis. ITC, The Netherlands.

FAO (1976) Guías para la evaluación de tierras. Boletín de suelos de la FAO, n° 32, Roma, Italia.

FAO (1979) A provisional methodology for soil degradation assessment. FAO, Roma.

FAO (1983) Guidelines: land evaluation for rainfed agriculture. FAO Soils Bulletin 52, Roma.

FAO (1985) Guidelines: Land evaluation for irrigated agriculture. Soil Bulletin 55, Roma.

FAO (1988) Guidelines for land use planning, Draft. FAO, Roma.

FAO (1992) Manual de campo para la ordenación de cuencas hidrográficas. Guía FAO conservación 13/6.

FAO (1993) Guidelines for land-use planning. FAO Development Series 1, FAO Roma.

FAO (1994) Land degradation in South Asia: its severity, causes and effects upon the people. World Soil Resources Report 78, FAO, Roma.

FAO (1996) Drainage of irrigated lands. Irrigation Water Management Training, Manual 9. FAO, Roma.

FAO (1997) Zonificación agro-ecológica. Dirección de Fomento de tierras y aguas, Boletín 73. FAO, Roma.

FAO (2000) Global forest resources assessment, FAO, Roma.

FAO (2001) Indicadores de la calidad de la tierra y su uso para agricultura sostenible y desarrollo rural. Boletín de Tierras y Aguas de la FAO 5. Banco Mundial, PNUMA, PNUD, FAO, Roma .

FAO (2002) Terminology for integrated resources planning and management. FAO, Rome, 69p.

Folke C. et al (2002) Resilience and sustainable development: building adaptive capacity in a world of transformations. Scientific Background Paper on Resilience for the process of The World Summit on Sustainable Development, April 16, 2002. The Environmental Advisory Council to the Swedish Government, 33p.

Forman R.T.T. y M. Gordon (1986) Landscape Ecology. Wiley & sons, New York.

Geissert D. y J.P. Rossignol (1987) La morfoedafología en la ordenación de los paisajes rurales. INIREB/ORSTOM, 90p.

Geissert D. (2000) La cartografía morfoedafológica: un método integral para la evaluación del recurso suelo. En: J.F. López-Olguin, A. Aragón y M.A. valera (Eds.) Métodos de investigación en las ciencias ambientales. Publicación especial de la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla, Puebla, México, 1-14pp.

Holling C.S. (1973) Resilience and stability of ecological systems. Annu Rev Ecol Syst 4:1-23

ICID (1975) International Commission on Irrigation and Drainage. Dictionary on Irrigation and Drainage.

IGAC (Instituto Geográfico Agustín Codazzi) (1997). Guía metodológica para la formulación del plan de ordenamiento territorial urbano aplicable a ciudades. Santa Fé de Bogotá, Colombia.

ILACO (1981) Agricultural Compendium for rural development in the tropics and subtropics. Elsevier Scientific Pub.

Instituto Nacional de Ecología (INE) (1996) Anteproyecto de Norma Oficial mexicana “Restauración de suelos contaminados: metodología para la determinación de criterios de limpieza en base a riesgos”. Dirección General de materiales, residuos y actividades riesgosas, Instituto Nacional de Ecología, México.

Kalogirou S. (2002) Expert systems and GIS: an application of land suitability evaluation. Computers, Environment and Urban Systems 26: 89-112.

Kilian J. (1972) Les inventaires morphopédologiques. Application au développement agricole. L’Agronomie Tropicale, vol. XXVII, 9:930-938.

Komar P.D. (1998) Beach Processes and Sedimentation. 2nd Edition. Prentice Hall, New Jersey, 544p.

Lal R. (Ed.) (2000) Integrated watershed management in the global ecosystem. Soil and water conservation Society - CRC Press, 395p.

Landon J.R. (1987) Booker Tropical Soil Manual. A handbook for soil survey and agricultural land evaluation in the tropics and subtropics. Booker Agriculture International Lted.

Leser H y H. Rood (1991) Landscape ecology: fundamentals, aims and perspective. En: G. Esser y D. Overdieck (eds.) Modern Ecology. Basic and applied Aspects. Elsevier.

Loomis R.S. y D.J. Connor (1992) Crop ecology: productivity and management in agricultural systems. Cambridge University Press, 538p.

Lugo J. (1989) Diccionario geomorfológico. Universidad Nacional Autónoma de México, 337p.

Maass J.M., Martínez A. (1990) Los ecosistemas: definición, origen e importancia del concepto. Ciencias 4:10-20.

Masera O, M. Astier, S. López-Ridaura (1999) Sustentabilidad y manejo de los recursos naturales. El marco de evaluación MESMIS. Grupo Interdisciplinario de Tecnología Rural Apropiada (GIRA A.C.), Mundi-Prensa Ed., Instituto de Ecología, UNAM, 109p.

Mateo J. (1984) Apuntes de Geografía de los paisajes. Imprenta “André Voisin”. Empresa Nacional de Producción y Servicios del Ministerio de Educación Superior de Cuba, Cuba, 470p.

Maskrey A. (1989) El manejo popular de los desastres naturales. Estudios de vulnerabilidad y mitigación, ITDG, Lima-Perú.

Mc Glade J.M. (1999) Advances in theoretical ecology. Blackwell Scientific Pub., 336p.

Meffé G.K. y C.R. Carroll (1994) Principles of Conservation Biology. Sinauer Assoc. Inc. Massachussets.

Miller B, R. Reading, J. Strittholt, C. Carroll, R. Noss, M. Soulé, O. Sánchez, J. Terborg, D. Brightsmith, T. Cheeseman y D. Foreman (1998-1999) Using focal species in the design of nature reserve networks. Wild Earth, winter 1998/99.

Ochoa, S. (2000) El proceso de fragmentación de los bosques en los altos de Chiapas y su efecto sobre la diversidad florística. Tesis de Doctorado en Ciencias. Facultad de Ciencias, División de Estudios de Posgrado, UNAM,169 p.

OECD (1993) OECD core set of indicators for environmental performance reviews. Environment Monograph 83. OECD, Paris.

Oldeman L.R., R.T.A. Hakkeling, W.G. Sombroek (1990) World map of human-induced soil degradation. ISRIC, Wageninen, UNEP.

Palacio-Prieto J.L.; M.T. Sánchez; L. Puebla; D. García (2001) Guía conceptual y metodológica para el diagnóstico integrado del sistema territorial. Instituto de Geografía-Universidad Nacional Autónoma de México y Secretaría de Desarrollo Social (SEDESOL), UNAM, 205p.

Pieri C, J. Dumanski, A. Hamblin, A. Young (1995) Land Quality Indicators. World Bank Discussion Paper 315, World Bank, Washington D.C., 80p.

Pérez U. (1991) Planificación del manejo de cuencas. Curso de Posgrado “Sensores remotos y sistemas de información geográfica aplicados al manejo de cuencas hidrográficas”. Instituto Geográfico “Agustín Codazzi” Bogotá, Colombia, 29p.

PNUMA (1992) Convenio sobre la diversidad biológica. Programa de las Naciones Unidas para el medio Ambiente. No. 92-7810, 27p.

Portilla E. Y A. Zavala (1990) Oikos, un Diccionario de Ecología. Universidad Autónoma de México, México D.F.

Quinn R., K. Brooks, P. Ffolliot, H. Gregersen, A. Lundgren (1995) Reducing resource degradation: designing policy for effective watershed management. Environmental and Natural Resources Policy and Training Project (EPAT)- Midwest Universities Consortium for International Activities (MUCIA). Working Paper, 25p.

SEGOB (1986) Bases para el establecimiento del Sistema Nacional de Protección Civil. México.

SEDESOL et al. (2000) Términos de referencia generales para la elaboración del programa estatal de ordenamiento territorial. Versión interinstitucional (SEMARNAP-SEDESOL-CONAPO-INEGI) aprobada por el grupo interinstitucional de ordenamiento territorial, el 24 Julio de 2000, México.

Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (2000) Ley general de Vida Silvestre. Diario Oficial de la Federación, lunes 3 de julio de 2000.

Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (2001) Norma Oficial Mexicana NOM-059-ECOL-2001, Protección ambiental – Especies nativas de México de flora y fauna silvestres – Categorías de riesgo y especificaciones para su inclusión, exclusión o cambio – Lista de especies en riesgo. Diario Oficial de la Federación, miércoles 6 de marzo de 2002.

SEMARNAP-INE (2002) Estrategia ambiental para la gestión integrada de la zona costera de México: Propuesta, México, 40p.

Travieso-Bello, A.C. 2000. Biodiversidad del paisaje costero de La Mancha, Actopan, Veracruz. Tesis de Maestría. Posgrado en Ecología y Manejo de Recursos Naturales. Instituto de Ecología, A.C. Xalapa, Veracruz, México.

Tricart J. y J. Kilian (1982) La eco-geografía y la ordenación del medio natural. Ed. Anagrama, Barcelona.

UNEP (1992) Desertification, land degradation (definitions). Desertification Control Bulletin 21, UNEP, Nairobi.

UNDRO (1979) Natural disasters and vulnerability analysis. Report of Experts Group Meeting. Ginebra, Julio 1979.

Urban D.L., R.V. O’Neill y H.H. Shugart (1987) Landscape Ecology. BioScience 37:284-307.

Urbanka M.K., N. Webb, P. Edwards (1997) Restoration Ecology and Sustainable Development. Cambridge University Press, 396p.

Velázquez A. (1993) Landscape ecology of Tláloc and Pelado volcanoes, Mexico. ITC Publication 16, 150p.

Velásquez, A., M.A. Ortiz, O. Oropeza, A. Massiris (2001) Evaluación del uso del territorio. En: Guía conceptual y metodológica para el diagnóstico integrado del sistema territorial. Instituto de Geografía-Universidad Nacional Autónoma de México y Secretaría de Desarrollo Social (SEDESOL), UNAM, 47-72pp.

WRI, UICN y PNUMA. 1992. Estrategia Global para la Biodiversidad. Pautas para salvar, estudiar y usar en forma sostenible y equitativa la riqueza biótica de la Tierra. Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente. 243 p.

Zinck A. (1991) Notas de clase del 1er Seminario-Taller de Ordenamiento Territorial, Instituto Geográfico Agustín Codazzi, Bogotá-Colombia.

Zonneveld I.S. (1995) Land Ecology, an Introduction to Landscape Ecology as base for Land Evaluation, Land management and Conservation. SPB Academic Publishing, Amsterdam.


Para cualquier comentario o sugerencia favor de escribir a: Esta dirección de correo electrónico está protegida contra robots de spam. Necesita activar JavaScript para poder verla

Эти сгустки материи проплывали "Enjoy English-4. Enjoy, Listening and Playing (CDpc)" темными пятнами "скачать печать и штамп" сквозь плазменный поток, ярко видневшийся "Записки русского генерала" на фоне окружавшего плазмота сверкания энергии "игровые автоматы с бонусами" и жизни.

Но я сама проверила "Школа акварели Валерио Либралато. Базовый курс" список пассажиров.

Это зеркало знает многое, но, увы, "консуэло краткое содержание" молчит.

Заклинание Перемещения сработало, "бесплатные игры без ключа и смс скачать" и лодка рывком двинулась с места.

Иначе "Искусство войны" Повесть о докторе "скачать серверы обновлений nod32" Фаусте, рассказывающая о величайшем подвиге "игры скачать санта клаус" человеческого духа, противостоящего козням Потусторонних Сил, никогда не будет написана.

Ему понравились бы шлюпки-дрифтеры.

Última actualización en Viernes, 05 de Julio de 2013 00:48
 
INSTITUTO NACIONAL DE ECOLOGÍA Y CAMBIO CLIMÁTICO, MÉXICO - ALGUNOS DERECHOS RESERVADOS © 2012 - POLÍTICAS DE PRIVACIDAD
 
SEMARNAT

Periférico 5000, Col. Insurgentes Cuicuilco, Delegación Coyoacán,
C.P. 04530, México, D.F. Tel: (55) 5424·6400
Comentarios sobre este Sitio de Internet Comentarios y Sugerencias sobre este Sitio de Internet